martes, 2 de diciembre de 2014

Fuentes de financiación externa a corto plazo



Se trata de fuentes que se utilizan para financiar operaciones del ciclo de explotación.





1. El crédito comercial de proveedores

Las empresas no suelen pagar al contado las materias primas o mercaderías que les suministran sus proveedores. Este aplazamiento de pago u obtención de crédito de los proveedores, se conoce como crédito comercial o de funcionamiento.

Esta financiación suele ser automática con condiciones previamente pactadas. Ej: pago a fin de mes; pago a 30, 60, 90; etc.

Resulta una fuente de financiación gratuita siempre que el proveedor no realice ningún descuento por el pago al contado.





2. Préstamos y créditos bancarios

Otra forma de obtener recursos es acudir a las instituciones financieras para negociar préstamos y créditos bancarios.

Los préstamos y créditos bancarios a corto plazo suelen solicitarse para afrontar problemas de tesorería por desajustes entre los cobros y pagos derivados del ciclo de explotación. Esta forma de financiación no tiene el carácter automático del crédito comercial de proveedores, ya que requiere una negociación previa con la institución financiera, pudiendo esta exigir determinadas garantías personales (avales) o reales.



Préstamos bancarios

Un préstamo es la operación financiera en la que una entidad o persona (el prestamista) entrega otra (el prestatario) una cantidad fija de dinero al comienzo de la operación, con la condición de que el prestatario devuelva esa cantidad junto con los intereses pactados en un plazo determinado. La amortización (devolución) del préstamo normalmente se realiza mediante unas cuotas regulares, pueden ser mensuales o a vencimiento. Por lo tanto, la operación tiene una vida determinada previamente. Los intereses se cobran sobre el total del dinero prestado.


Créditos bancarios

Un crédito es la cantidad de dinero, con un límite fijado, que una entidad pone a disposición de una empresa. A la empresa no se le entrega esa cantidad de golpe al inicio de la operación, sino que podrá utilizarla según las necesidades de cada momento, utilizando una cuenta asociada al producto. Es decir, la entidad irá realizando entregas parciales a petición de la empresa. Puede ser que la empresa disponga de todo el dinero concedido, o sólo una parte o nada. Sólo paga intereses por el dinero del que efectivamente haya dispuesto, aunque suele cobrarse además una comisión mínima sobre el saldo no dispuesto. A medida que devuelve el dinero podrá seguir disponiendo de más, sin pasarse del límite.

Los créditos también se conceden durante un plazo, pero a diferencia de los préstamos, cuando éste se termina se puede renovar o ampliar.

Los intereses de los créditos suelen ser más altos que los de un préstamo, pero, como ya hemos dicho, sólo se paga por la cantidad utilizada. (Finanzas para todos)





3. El descuento comercial o descuento de efectos

Los derechos de cobro que tiene la empresa (letras de cambio, pagarés, etc.) pueden hacerse líquidos antes de su fecha de vencimiento.

El banco se queda con el documento que hace efectivo a la empresa antes del vencimiento, cobrando unos intereses por los días que se anticipa el efecto. Llegado el vencimiento, el banco se lo pasará al cobro al cliente de la empresa. En caso de resultar impagado, el banco retira el dinero que le había adelantado y le devuelve el efecto.


Definición del producto por el BBVA ...




Ventajas (de la ficha de producto del BBVA):

Liquidez. Para disfrutar anticipadamente del importe de las ventas realizadas instrumentadas en efectos comerciales.

Financiación. El producto habitual para la financiación de circulante.

Rapidez. Conseguir la tramitación y la concesión de la línea de descuento en muy poco tiempo.

Comodidad. La mayoría de las empresas disponen de efectos que pueden descontar, ya sean letras y pagarés o simples recibos y facturas.






4. Factoring

El factoring consiste en la cesión de los derechos de cobro a una empresa de factoring o a una entidad financiera, la cual se encarga del cobro de los mismos. Existen diversas modalidades, que pueden incluir la cobertura del riesgo de insolvencia del deudor y la posibilidad de financiar por anticipado el importe de la factura.

El mayor inconveniente que tiene el factoring es su elevado coste, ya que la sociedad factoring cobrará a la empresa que le ha vendido los derechos una comisión que el cubra el riesgo de impago y un interés por anticipar los cobros.

Ejemplo factoring – Banco de Sabadell





5. Fondos espontáneos de financiación

Son aquellas fuentes que no requieren una negociación previa.

Una ejemplo podría ser el crédito de proveedores en el caso de ser automática, pero también hay otras como las cantidades que la empresa debe a Hacienda, a la Seguridad Social o los salarios de los trabajadores. El pago de estos conceptos tienen cierto aplazamiento y supone una fuente de financiación.





Otras fuentes de financiación:

Confirming

Es un servicio financiero que ofrecen algunas entidades de crédito a las empresas para gestionar sus pagos a los proveedores nacionales, y que incluye, para el acreedor, la posibilidad de cobrar las facturas con anterioridad a su fecha de vencimiento.

El confirming funciona de la siguiente forma: la empresa entrega sus facturas a una entidad de crédito. El banco será el encargado de pagarlas el día del vencimiento sacando el dinero de la cuenta de la empresa, por lo cual le cobrará una comisión. Además, el banco le envía un comunicado al proveedor, informándole de la fecha en la que cobrará y ofreciéndole la posibilidad de cobrar antes de su vencimiento, con el consiguiente cobro de intereses. Se puede considerar una forma de financiación para el proveedor, aunque aquí la iniciativa proviene del cliente.


Descubierto en cuenta

El descubierto en cuenta, o los populares "números rojos", es una fuente de financiación poco habitual que consiste en la utilización de un importe superior al saldo disponible en una cuenta corriente. Por ejemplo, una empresa tiene una cuenta corriente bancaria con un saldo de 100 € y expide un talón por importe de 80 €. El banco puede pagar la totalidad del dinero y dejar los 20 € en números rojos, con lo que estaría financiando a la empresa.

Como es obvio, la empresa deberá pagar a posteriori unos intereses por la cantidad que ha dispuesto en forma de descubierto en cuenta. Pese a ello, la ventaja de esta modalidad financiera es que la disposición del dinero se consigue de forma inmediata, sin tener que presentar garantías, si bien los intereses suelen ser más altos que en otros métodos

FUENTE : Seis fuentes de financiación para la empresa a corto plazo – BBVA









Enlaces a todas las entradas de la





No hay comentarios:

Publicar un comentario