domingo, 30 de noviembre de 2014

La financiación en la empresa: clasificación de las fuentes financieras

La empresa necesita continuamente recursos financieros para desarrollar su actividad. Tanto en el inicio, con la aportación de los socios o propietarios de la misma, como en su desarrollo posterior, precisa de estos recursos para hacer frente a sus inversiones. 

Las diferentes opciones que la empresa tiene a su alcance para conseguir estos recursos se denominan fuentes financieras.



Criterios de clasificación de las fuentes financieras

En función del criterio considerado, podemos realizar la siguiente clasificación de las fuentes financieras.





Propiedad de los recursos: financiación propia y ajena

Financiación propia: la constituyen los recursos financieros que son propiedad de la empresa. Estos recursos son: el capital aportado por los socios o propietarios de la empresa, tanto en la constitución del capital inicial como en sus posteriores ampliaciones, y los beneficios obtenidos que no se distribuyen entre los propietarios, y que, por tanto, se quedan en la empresa en forma de reservas para cubrir sus necesidades financieras. Cuando la empresa reinvierte los beneficios en la propia empresa, se está autofinanciando, es decir, está utilizando esos beneficios para invertir en nuevas plantas o equipos, o renovar sus instalaciones.


Financiación ajena: incluye el conjunto de recursos externos que generan una deuda u obligación para la empresa. Estos recursos provienen de acreedores que deben ser devueltos en un período de tiempo más o menos amplio.





Permanencia en la empresa: corto y largo plazo

Según el tiempo que permanecen los recursos en la empresa, se distingue entre recursos o capitales permanentes (pasivo fijo) y recursos financieros a corto plazo (pasivo circulante).


Financiación a largo plazo: las fuentes de los capitales permanentes son las aportaciones de los socios, los préstamos y empréstitos u otras formas de endeudamiento a largo plazo, así como las reservas generadas en la empresa o autofinanciación. Todos estos recursos tienen en común su carácter de financiación estable y duradera.


Financiación a corto plazo: los principales recursos a corto plazo provienen de los proveedores y los préstamos y créditos bancarios.




Procedencia: financiación externa e interna

Financiación interna: es la que se genera dentro de la empresa mediante su propio ahorro o autofinanciación.


Financiación externa: la constituyen todos los demás recursos, sean propios o ajenos, es decir, provienen del exterior de la empresa. No hay que confundir los recursos externos con los ajenos. Las aportaciones de los socios son recursos externos (llegan a la empresa desde el exterior), pero no son ajenos (pertenecen a los socios).







Enlaces a todas las entradas de la






No hay comentarios:

Publicar un comentario