viernes, 28 de noviembre de 2014

Los ciclos en la empresa: ciclo largo y ciclo corto

La empresa realiza constantemente inversiones. Toda inversión supone una inmovilización de dinero que, en un futuro, se espera recuperar en mayor cuantía.

Las inversiones realizadas en el seno de la empresa tienen diferentes períodos de recuperación. La empresa necesita materias primas, maquinaria, determinadas instalaciones, elementos de transporte, tecnología, etc. Dada la diferencia en el comportamiento de cada uno de estos elementos, podemos hablar elementos materiales de capital fijo y circulante.


En función de la permanencia, y por tanto, del plazo de recuperación de la inversión inicial, en la empresa, podremos hablar de dos ciclos diferenciados: el ciclo corto y el ciclo largo.



El ciclo largo

El ciclo largo de la empresa comienza con la captación de recursos dinerarios y su inmovilización en bienes de activo fijo: edificios, instalaciones, maquinaria, etc. Todos estos bienes se van desgastando con el paso del tiempo por el uso, la obsolescencia, etc.

Como consecuencia de su utilización en el proceso productivo, van añadiendo valor a los productos elaborados por la empresa. En el momento que la empresa vende y cobra ese producto final, está recuperando parte de la inversión inicialmente realizada. Para recuperar la totalidad de la inversión en estos elementos de activo fijo (o no corriente) debe pasar más de un ejercicio económico.


Ejemplo

A fecha de 31 de enero de 2014, Inditex disponía de unas inversiones en inmovilizado material (terrenos y edificios, instalaciones y maquinaria, etc.) de 5.137.581.000 euros (Balance consolidado y Memoria consolidada).

¿En cuánto tiempo recuperará esta inversión? Como los elementos que componen el inmovilizado material son de muy diverso tipo, en algunos casos se recuperará antes y en otros después. Una bicicleta como la que utilizan algunos trabajadores de Inditex para desplazarse por sus instalaciones, durará menos que las propias instalaciones por las que se desplazan.



La duración del ciclo para cada elemento de inmovilizado o activo no corriente, es diferente. En todos los casos, se habla de ciclo largo, ya que su recuperación se produce después de varios ejercicios económicos.




El ciclo corto

Al ciclo corto se le denomina también ciclo de explotación, ciclo comercial o ciclo dinero-mercancía-dinero. Este ciclo comienza con la inmovilización de recursos en la adquisición de materias primas y otros aprovisionamientos, continúa con la producción, comercialización y venta del producto y termina con el cobro de las facturas a clientes, que implica la recuperación del dinero invertido en la compra de bienes de circulante o activo corriente. A la duración media del ciclo de explotación se la denomina periodo medio de maduración.


Ejemplo – Inditex

A 31 de enero de 2014, Inditex disponía de unas existencias valoradas en 1.676.879.000 €. (Balance consolidado y Memoria consolidada).





Como vemos, está compuesto por materias primas y aprovisionamientos (que serán utilizados en el proceso productivo en el momento oportuno), productos en curso (aquellos que están en proceso de producción en el momento del inventario) y mercancía para la venta (prendas y otros para ser vendidos y cobrados).


Lo normal es que la inversión realizada en todos estos elementos, así como otros de activo corriente, se recuperen en un plazo inferior al ejercicio económico. Es decir, en el ciclo corto.










Enlaces a todas las entradas de la





No hay comentarios:

Publicar un comentario