sábado, 6 de septiembre de 2014

Los tributos: tasas, contribuciones especiales e impuestos

Los tributos son los ingresos públicos más importantes del presupuesto del Estado. Los tributos tienen el carácter de obligatoriedad para los contribuyentes y su finalidad es obtener los recursos necesarios para financiar el gasto o bien controlar la actividad económica del país (políticas macroeconómicas). 

Podemos clasificarlos en: tasas, contribuciones especiales e impuestos. 





Las tasas

Son prestaciones de dinero hechas a un ente público, en contraprestación de un servicio público o por la realización de una actividad, que proporcionan un beneficio directo para el usuario (la entrada a una exposición pública, tasas universitarias, la recogida de basuras, expedición DNI, ...).



Las contribuciones especiales

Son tributos que se ingresan en un ente público por parte de un particular, por un motivo determinado, pero cuyo beneficio obtenido con el dinero invertido no será únicamente para el contribuyente (quien paga el tributo), sino para toda la colectividad (alumbrado, urbanización de una calle, ...).



Los impuestos

Son pagos exigidos por las administraciones públicas sin que haya una contraprestación directa para el contribuyente, es decir, no hay un destino concreto para este dinero (impuesto sobre la renta de las personas físicas, impuesto sobre sociedades, ...).







Enlaces a todas las entradas de la
Unidad 3: Legislación mercantil y fiscal en la empresa



No hay comentarios:

Publicar un comentario