domingo, 6 de julio de 2014

La dimensión de la empresa: concepto y criterios de medición

Tal y como comentábamos con la decisión de la localización de la empresa, la decisión del tamaño o dimensión de la misma es una decisión de tipo estructural ya que condiciona la actuación de la empresa en un amplio período de tiempo. 

Hay dos factores que condicionan especialmente la dimensión de una empresa: la demanda y las economías de escala, aunque, por muchas economías de escala, en caso de ausencia de demanda, el factor determinante debe ser siempre éste último.


Ya hemos hablado en otras ocasiones de las economías de escala, vamos ahora a relacionar la dimensión con la demanda.



Dimensión y demanda

La dimensión de la empresa viene determinada por las posibilidades que el mercado ofrece para la colocación de sus productos. Por ello, aunque se trata de una decisión que afecta a la estructura de la empresa, debe ser siempre revisable en la medida en que puedan producirse cambios en la demanda.




Criterios para medir la dimensión de las empresas



Los criterios más utilizados para medir la dimensión de las empresas son:



El número de trabajadores

Según este criterio, se denominan microempresas aquellas que tienen menos de 10 trabajadores, pequeñas si en ellas hay menos de 50, medianas si cuentan con menos de 250, y grandes si superan dicha cifra. Este criterio, aunque es muy utilizado, resulta poco preciso en una época caracterizada por la sustitución de mano de obra por capital.

El volumen de ventas o ingresos

También conocido como volumen de negocio o facturación. Suele ser el criterio más empleado, junto con el anterior. En este caso no hay acuerdo en las cifras, pero según una recomendación de la Comisión Europea, los márgenes para microempresa, pequeña, mediana y grande serían de 2, 10 y 50 millones de euros.


Los recursos totales en funcionamiento (activo total)

Incluyen tanto los recursos propios (aportados por los socios) como los ajenos (préstamos). La propia Recomendación de la CE marca los límites para micro, pequeña, mediana y gran empresa en 2, 10 y 43 millones de euros.

NOTA: Recomendación C(2003) 1422 de la Comisión, de 6 de mayo de 2003 sobre la definición de microempresas, pequeñas y medianas empresas




Otros criterios pueden ser:


El volumen de producción, bien sea en unidades físicas o en unidades monetarias.

- Los recursos propios o neto patrimonial, esto es, el capital aportado por los socios más las reservas que ha ido acumulando la empresa.

- Los beneficios netos anuales, es decir, después de deducir intereses e impuestos.



Estos umbrales no son concluyentes ya que hay empresas con un número reducido de trabajadores pero con facturación elevada, o que necesitando una gran inversión sus recursos propios son reducidos. En uno u otro caso, dependiendo de diferentes factores o de una combinación de ellos podríamos catalogarlas como pequeñas, medianas o grandes, todo ello depende también del mercado en el que se encuentren y de sus competidoras.





Enlaces a todas las entradas de la

Unidad 1: La empresa y su marco externo. Factores de localización. Dimensión y crecimiento de la empresa

























No hay comentarios:

Publicar un comentario