lunes, 23 de noviembre de 2015

El mercado de trabajo: población activa e inactiva. Tasas

Para estudiar la estructura económica de la población hay que considerar dos factores: por un lado es necesario distinguir el porcentaje de población en relación con su actividad y, por otro, los distintos sectores en los que se desarrolla esa actividad (los sectores económicos).

Veamos una serie de conceptos básicos para poder realizar diferentes análisis de los datos que periódicamente se publican al respecto a través de la EPA (Encuesta de Población Activa) y de los datos de paro registrado del SEPE (Servicio Público de Empleo Estatal).



Siempre que se habla de la clasificación de la población en relación con la actividad económica se hace referencia a la población de 16 o más años, ya que es la edad legal mínima para incorporarse al mercado laboral en España. Teniendo esto en cuenta, la población de 16 o más años se puede clasificar, atendiendo a su relación con la actividad económica en:




Población activa

Es el conjunto de personas de 16 o más años que suministran mano de obra para la producción de bienes y servicios económicos o que están disponibles y hacen gestiones para incorporarse a la producción. Es decir, la población activa está compuesta por los ocupados y por los parados.


Población ocupada

Son las personas de 16 o más años que tienen un trabajo por cuenta ajena, es decir que trabajan para otra persona o empresa (asalariados), o ejercen una actividad por cuenta propia (autónomos).

Atendiendo a la duración de la jornada se clasifican en ocupados a tiempo completo y ocupados a tiempo parcial.

Los asalariados se clasifican en indefinidos y temporales.


Población parada

Según la Organización Internacional del Trabajo (OIT) se define la población parada como todas aquellas personas de 16 o más que están sin trabajo, disponibles para trabajar y buscando activamente empleo.


Población inactiva

Comprende todas aquellas personas de 16 o más años no clasificadas como ocupadas o como paradas. Se distinguen la siguientes categorías:

  • Personas que se ocupan de su hogar. 
  • Estudiantes. 
  • Jubilados o retirados. 
  • Personas que reciben una pensión distinta de la jubilación y prejubilación. 
  • Personas que realizan sin remuneración trabajos sociales, actividades de tipo benéfico, etc.
  • Incapacitados para trabajar. 


Tasa de actividad

Se calcula como el cociente del número de activos entre la población total de 16 o más años, multiplicado por cien. Esta tasa indica qué porcentaje de la población total de 16 o más años está en condiciones de trabajar.

La tasa de actividad depende del grado de desarrollo económico, de la duración de la escolarización, de la edad de jubilación, etc.

Las líneas básicas de la evolución reciente de la tasa de actividad española, son el retraso de la incorporación de los jóvenes al mercado laboral, la anticipación de la edad de jubilación o la incorporación progresiva de la mujer al mundo laboral.

La tasa de actividad presenta variaciones en función del género, de la edad y del territorio.


Tasa de ocupación

Se obtiene como el cociente del número de ocupados entre la población total de 16 o más años, multiplicado por cien. Esta tasa proporciona el porcentaje de población que está trabajando sobre la población total en edad laboral.

El paro o desempleo es uno de los problemas sociales más graves de nuestro tiempo. Encontrar un empleo puede ser difícil ante los constantes cambios tecnológicos y la evolución de las actividades económicas. Para medir este problema se emplea la Tasa de paro.


Tasa de paro

La tasa de paro se calcula como cociente entre la población parada y la población activa, multiplicado por cien.


NOTA: en este caso se divide entre la población activa, no entre la población total de 16 o más años, tal y como pasaba con la tasa de actividad y de ocupación.



Los sectores de la actividad económica

La población ocupada se puede clasificar, en función de la actividad que se realiza en su centro de trabajo, en los siguientes sectores económicos:


- Agricultura: abarca las actividades agrarias, ganaderas, de explotación forestal y pesqueras.

- Industria: incluye la industria minera, la industria manufacturera (alimentación, textil, madera, química, metalurgia, etc.) y la producción y distribución de energía eléctrica, gas y agua.

- Construcción.

- Servicios: agrupa el comercio, la hostelería, el transporte, la educación, actividades sanitarias, administración pública, etc.





FUENTE. IGE (Instituto Galego de Estatística) - Entrada en gallego con enlaces al IGE

EPA - EPAIII Trimestre 2015

Datos paro registrado SEPE - (Último informe en el momento de esta entrada)



Más sobre el mercado de trabajo


No hay comentarios:

Publicar un comentario