lunes, 19 de marzo de 2012

Cómo hemos cambiado …

Pilar Jericó en su blog reproduce lo que había sido un contrato de trabajo en el 1923, os reproduzco íntegramente su entrada y además os recomiendo que visitéis la misma para acceder a otras historias del trabajo.

Historia del trabajo(I): Contrato de maestra en 1923


¿Por qué a las profesoras se les llamaba señoritas? La explicación es histórica y proviene del punto primero del contrato citado a continuación, como relata Michael W. Apple, autor del libro “Maestros y textos” (1989) publicado por la Editorial Paidós. En el capítulo 3 se recoge un documento muy interesante: El contrato de maestras en Estados Unidos en 1923. Aunque este texto está en muchos blogs y páginas refiriéndose a España, mucho me temo que su origen es estadounidense.



En cualquier caso, no tiene desperdicio.

Contrato de Maestras – 1923

Esto es un acuerdo entre la señorita ………………………., maestra, y el Consejo de Educación y de la Escuela ……………………………………………., por el cual la señorita ………………….. acuerda impartir clases durante el período de ocho meses, a partir del primero de septiembre de 1923. El Consejo de Educación acuerda pagar a la señorita ……………………. la cantidad de ($75) mensuales.


La señorita………………………….acuerda:


1) No casarse. Este contrato quedará automáticamente anulado y sin efecto si la maestra se casa.

2) No andar en compañía de hombres.

3) Estar en su casa entre las 8:00 de la tarde y las 6:00 de la mañana, a menos que sea para atender una función escolar.

4) No pasearse por las heladerías del centro de la ciudad.
5) No abandonar la ciudad bajo ningún concepto sin permiso del presidente del Consejo de Delegados.

6) No fumar cigarrillos. Este contrato quedará automáticamente anulado y sin efecto si se encontrara a la maestra fumando.

7) No beber cerveza, vino ni whisky. Este contrato quedará automáticamente anulado y sin efecto si se encuentra a la maestra bebiendo cerveza, vino o whisky

8 ) No viajar en coche o en automóvil con ningún hombre, excepto su hermano o su padre.

9) No vestir ropas de colores brillantes.

10) No teñirse el pelo.

11) Usar al menos dos enaguas.

12) No usar vestidos que queden a más de cinco centímetros por encima de los tobillos.

13) Mantener limpia el aula:

a) Barrer el suelo del aula al menos una vez al día.

b) Fregar el suelo del aula al menos una vez por semana con agua caliente y jabón.
c) Limpiar la pizarra una vez al día.

d) Encender el fuego a las 7:00 de modo que la habitación esté caliente a las 8:00 cuando lleguen los niños.

14) No usar polvos faciales, no maquillarse ni pintarse los labios.



Otras historias del trabajo por Pilar Jericó:


Once reglas para contratar mujeres


Un profesional con talento en 1951

No hay comentarios:

Publicar un comentario